miércoles, 21 de agosto de 2013

Más corazón que fuerza


[Reseña de Gigantes de Acero (2011)]


Por Juan Pablo Pugliese



En Gigantes de Acero (Real Steel, 2011) Shawn Levy (La Pantera Rosa, Una noche en el museo I y II) se aleja de las comedias familiares que lo caracterizan y se despacha con una película que combina acción, ciencia ficción y melodrama.

Charlie Kenton (Hugh Jackman) es un ex boxeador que en el año 2020 se gana la vida en peleas de robots. Los seres humanos han sido reemplazados por enormes luchadores de acero que son manejados por sus dueños desde la esquina del ring. Con la ayuda de la hija de su antiguo entrenador (Evangeline Lilly) tratará de sobrevivir invirtiendo en este deporte.

Todo cambiará bruscamente cuando Charlie se entere de que su ex esposa ha muerto  y deba encargarse de Max (Dakota Goyo),  su hijo de once años a quien abandonó al nacer. Ahora recorrerán juntos el circuito del boxeo y su relación se irá fortaleciendo con el correr de los rounds.

Steven Spielberg y  Robert Zemeckis, dos tipos que saben de ciencia ficción, produjeron la cinta y confiaron a Shawn Levy la dirección y no se decepcionaron.  El director logró combinar una buena película de acción con un par de escenas demasiado sentimentales pero que no llegan a cansar al espectador.

Si bien las peleas entre los robots ocupan gran parte en la pantalla, estas se justifican en la trama y hacen que fluya sin que nos demos cuenta a través de los 127 minutos. A diferencia de la saga Transformers, donde los grandes efectos abruman al espectador, en Gigantes de Acero están dosificados de tal manera que pasan a un segundo plano dejando siempre en primer plano la relación entre un padre y su hijo.

En fin, Gigantes de Acero rescata el espíri
tu de Rocky y el valor de nunca bajar los brazos, enfrentarse a los poderosos y saber que la pelea no termina hasta que termina.



3/5
SI


Ficha técnica:

País de origen: Estados Unidos
Año: 2012
Estreno(Argentina): 6 de octubre de 2011
Dirección: Shawn Levy
Guión:  John Gatins. 
Duración: 127 minutos
Género: Acción
Distribuidora: Buena Vista

1 comentario:

Oscar Vela dijo...

A mi me encantó... que como bien dices recupera el espíritu de Rocky. Huelga decir que la película se inspira en un relato corto de Richard Matheson, lo cual no es moco de pavo.

Una película muy emotiva y entretenida...

Saludos.